Celebremos con San Maximiliano la Solemnidad de la Inmaculada Concepción

InMaMurillo

 

En la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, recordamos las palabras de San Maximiliano María Kolbe a los caballeros de la Inmaculada. Que nuestros corazones se abran a todas las gracias que Ella quiere regalarnos en este día; que podamos alabarla y honrarla como se merece y Dios sea glorificado en Ella:


“Los caballeros de la Inmaculada, tenemos que sacudirnos de vez en cuando, reflexionar sobre nosotros mismos, interrogarnos a fondo para saber si servimos a la causa de la Inmaculada con suficiente solicitud, impetrar de Ella el perdón por el descuido y la indiferencia, pedirle ayuda para el futuro, empeñarnos más activamente en el trabajo a fin de compensar con el fervor el tiempo pasado de manera centuplicada. La fiesta de la Inmaculada es la mejor ocasión para renovar el espíritu. ¿Qué debemos hacer, pues?
En primer lugar renovemos todos, el día 8 de diciembre, juntos o cada uno de manera individual, nuestra consagración a la Inmaculada (…) Antepongamos todos la santa confesión (…); recibamos la santa comunión durante la solemnidad misma y oremos por las intenciones del Santo Padre para ganar la indulgencia plenaria que todos los miembros de la Milicia de la Inmaculada pueden ganar ese día”. (EK 1218)


“El alma ofrece a la Inmaculada sus propios actos de amor, no como se entrega un objeto a un mediador cualquiera, sino en propiedad, en plena y exclusiva propiedad, ya que entiende que la Inmaculada ofrecerá a Jesús esos actos como suyos, es decir, los ofrecerá a Jesús sin mancha, inmaculados, después Jesús se los ofrece al Padre”. (EK 1310)